Con dos cojones

“¡Tío, que yo corría detrás de los grises!”

A.G., ayer por la noche.