Los típicos “trucos de internet”… ¿realmente funcionan?

20131014

Aquí prueban varios, y el resultado es… [SPOILER] que hay de todo 🙂 [/SPOILER]:

Visto en Microsiervos.

Mi mediacenter: Raspberry Pi + openELEC (linux + xbmc) + Yatse

20130920

Llevaba tiempo dándole vueltas a la idea de montar un mediacenter. Hace como un par de años que tengo un proyector en el que ver las películas, y hasta ahora conectaba el netbook al proyector y a los altavoces en el momento de ver la película. Un mini teclado + trackpad bluetooth me permitía manejar el netbook desde el sofá. Y no estba mal, pero yo buscaba algo más consistente, más optimizado.

Por supuesto ya había oído hablar de las famosas Raspberry Pi, pero no me había informado mucho. Hace unas semanas di el paso de comprar una (modelo B) junto con este adaptador WiFi USB y, tras probar Raspbmc y Xbian le di una oportunidad a openELEC, que fue el elegido. De todos modos, cualquiera de ellos es una combinación de linux + XBMC, así que las diferencias no son muy grandes.

Raspberry Pi

La verdad es que XBMC ha evolucionado muchísimo desde que yo lo utilizaba en la primera Xbox. Ahora existe un complejo ecosistema de plugins y complementos para casi cualquier cosa: desde complementos para identificar automáticamente la mayor parte de las películas que uno tiene (existen varios, y en mi caso he elegido FilmAffinity, ya que es mi web de cabecera para consultar datos de películas) y descargar sus carátulas y datos, hasta plugins de radio online (me he instalado el omnipresente Shoutcast tras comprobar que existía) pasando por skins, complementos de descarga de letras de canciones… y todos esos complementos se descargan cómodamente desde la propia interfaz del mediacenter.

Para evitar tener que estar copiando archivos, compartí directamente en la red de casa las carpetas de música y películas, con lo que lo tengo disponible en la Raspberry Pi, siempre que el equipo principal esté encendido, claro. Solo faltaba un detalle: el mando. Para poder utilizar mi mini teclado + trackpad bluetooth que utilizaba hasta ahora necesitaba un receptor bluetooth en la Raspberry y, aunque el precio no es alto, me preocupaba la compatibilidad con el sistema operativo, además de la alimentación: la Raspberry Pi no tiene mucha energía para los USBs, por lo que muchos dispositivos tienen que ser conectados a través de un hub USB alimentado externamente para que funcionen, y yo quería evitar tener que instalar ese hub. Y entonces descubrí Yatse.

Yatse Yatse

Yatse es una aplicación para Android para controlar remotamente XBMC a través de WiFi (de hecho a través de red, no tendría por qué ser inalámbrica). No se trata de una conexión directa del teléfono/tablet hacia la Raspberry sino de que estén en la misma red. Cuando la encontré en Google Play y vi lo que era, me llevé una alegría. Cuando además comprobé que su nota es de 4,9 sobre 5, comprendí que además era una buena aplicación. Y sí, se ha convertido en mi mando a distancia supervitaminado. No solo pemite manejar la Raspberry Pi como se haría con un mando normal, con los controles en pantalla, sino que permite acceder a las colecciones e incluso a plugins desde la propia app. En mi caso la Raspberry Pi está conectada al proyector, por lo que no me interesa encenderlo cuando solo quiero poner audio. Entonces, simplemente enciendo la Raspberry Pi y los altavoces, abro Yatse y desde ahí puedo navegar por mi colección de música para poner a sonar lo que quiera, o acceder a Shoutcast para poner a sonar la emisora que escoja. Y permite hacer más, como utilizar el teclado del móvil cuando estemos en una pantalla de introducción de texto, compartir un vídeo de youtube desde el móvil para verlo en el proyector…
Existen otras aplicaciones para manejar XBMC a través de WiFi, y de hecho hay una app oficial de los desarrolladores de XBMC, pero funciona muy mal. Está en beta, de todas formas, así que es comprensible.

Por supuesto, hay cosas mejorables en mi sistema: No todas las películas son identificadas automáticamente, y hacerlo manualmente requiere cierto tiempo. Y los menús resultan a veces un poco caóticos, al menos las primeras veces. Pero vamos, que quien quiera algo más sencillo puede optar por Plex en lugar de XBMC, que es más sencillo, aunque menos potente y configurable. Pero funciona, que se lo configuré a una persona hace poco en su Raspberry Pi.

En resumen, estoy muy contento con el cacharro. Después de haber tenido varios reproductores multimedia de salón que dejaban de leer las películas cuando los fabricantes dejaban de lanzar actualizaciones, esta solución debería servirme a corto y medio plazo, y me añade además la funcionalidad de reproducción de música en el salón, que hasta ahora suplía enchufando un móvil/tablet/microcadena a los altavoces.

Problema con el jack de auriculares del Razr Maxx: ¿solucionado?

20130712

Hace un año que mi terminal móvil es un Motorola Razr Maxx con el que estoy muy contento a excepción de una cuestión: el jack de cascos. Aunque al principio funcionaba correctamente, con el tiempo dejó de reconocer que los auriculares estaban conectados. Comenzó con la pequéña molestia de tener que girarlos un poco, luego había que pasar un rato girándolos hasta que los detectaba, para que finalmente no los detectase en absoluto.

jack

Por este motivo envié el terminal al servicio técnico hace aproximadamente 6 meses, y una semana después lo tenía de vuelta, y con el problema solucionado. Según el parte de reparación, habían soldado el jack. Aunque lo utilizo con frecuencia, creo que no hago un uso especialmente intensivo del jack, no lo uso todos los días (pongamos unas dos veces a la semana), por lo que el hecho de que se hubiesen soltado los puntos de soldadura me preocupó: ¿Un fallo de diseño? Busqué en internet gente con el mismo problema, sin éxito. ¿Un problema de mi terminal concreto? Si era así, mala suerte, pero no debería volver a pasar. El caso es que ya funcionaba.

En los meses siguientes se repitió la historia: poco a poco el jack dejó de funcionar, exactamente igual que la vez anterior, con lo que tuve que enviar el móvil de nuevo al servicio técnico hace un mes aproximadamente. Cuando lo recibí de vuelta (poco más de una semana después), el parte de reparación decía que habían sustituído el jack. Así que era mi jack, que estaba defectuoso… bueno, funcionaba de nuevo, así que la única forma de comprobar si esta reparación era la definitiva era esperar. Y no ha hecho falta esperar mucho: estos días estaba sucediendo otra vez. Aunque ya lo había hecho hace 6 meses, busqué de nuevo en internet para comprobar que a nadie más le pasaba esto, y ahora sí encontré mucha gente a la que le sucede lo mismo. No hay más que echar un ojo a las sugerencias de Google al buscar:

Google

El problema es la pelusa y el polvo que se van almacenando en el jack como consecuencia de llevarlo siempre en el bolsillo. Lo que la gente hace es limpiarlo con un clip (yo lo he hecho hoy y ha funcionado), pero me preocupan los efectos que pueda tener eso si hay que hacerlo repetidamente (en mi caso parece que será necesario hacerlo una vez al mes), así que me he comprado por eBay una tapa para el jack, para evitar la entrada de suciedad, lo que en teoría debería solucionar el problema. El tiempo lo dirá.

Los HDMI ya no son lo que eran

20130711

Acabo de encontrar esto en un bazar chino,  y no he podido resistirme a memizarlo.

image

Así de paso he probado a hacer todo el proceso desde el móvil: sacar la foto,  añadir el meme con Rage Face Photo y publicar este post con la app de WordPress. Friki que es uno 🙂

Edito, solamente para centrar la imagen y añadir los enlaces a Google Play, para que no os quejéis de que no os trato bien.

El cierre de Google Reader: la decisión ¿final?

20130620

Quedan solamente 10 días para el cierre, así que si alguno no ha tomado aún su decisión, le recomiendo darse prisa. En su día hablamos de las opciones que me planteaba, e inicialmente la que tenía más papeletas para ser la escogida era The Old Reader. Pues bien, ¿finalmente? la escogida es Feedly.

Están trabajando duro para implementar mejoras, y el sistema sobre el que se realiza la sincronización de feeds es compartido con otras plataformas, lo que a priori debería significar que aunque Feedly desaparezca, podremos seguir con nuestra vida RSS en otro sitio sin mayores complicaciones. Algo hemos aprendido, ¿no?

Además, actualmente Feedly ya no requiere de una extensión del navegador para funcionar, sino que puede utilizarse desde un entorno completamente web, como sucedía con Google Reader, y los nuevos posts aparecen realmente rápido. De hecho, esa fue una de las razones principales para no escoger The Old Reader: los nuevos artículos tardaban horas en aparecer en el lector de feeds. Como contrapartida Feedly no tiene la opción de generar un rss de elementos compartidos, como tenía hace tiempo Google Reader y mantenían en The Old Reader, aunque hay peticiones para que se implemente, y no me sorprendería que apareciese próximamente. También hay peticiones para que al compartir un elemento por mail se comparta el contenido y no el enlace, algo que echo mucho de menos (y más que yo, lass personas a las que les envío estos elementos, que ahora tienen que hacer clic en el link en lugar de ver el artículo directamente).

Aunque hace ya unas semanas que utilizo Feedly, he preferido esperar a que se completase la migración de Google Reader a Normandy, la plataforma que utiliza Feedly, lo que en mi caso sucedió en algún momento de las últimas 24 horas. Esto significa que ahora ya utilizo Feedly sin que éste se conecte a los servidores de Google Reader. La experiencia es muy positiva: Mis elementos ‘Saved for later’ se han mantenido (porque tengo menos de 1000, desde Feedly han avisado de que si se tienen más no se migrarán), y lo único que he notado es un pequeño desfase en el recuento de no leídos, ya que todo está como 3 días atrás aproximadamente. Dado que esto solamente sucede una vez, y ya habían avisado, me parece algo asumible.

¿Y ahora qué? ¿Feedly forever? Bueno, ya hemos aprendido que las cosas no son para siempre y de ahí que en el título de este artículo la palabra ‘final’ vaya entre signos de interrogación. No descarto migrar a otro lector de feeds si en algún momento me conviene. Feedly me gusta pero entre Feedly y Google Reader seguiría quedándome con Google Reader. Además, Feedly ha anunciado que se basará en un sistema freemium, es decir, una versión gratuita, y una de pago con más funcionalidades. En función de esas funcionalidades y el precio, me planteo la versión de pago, al tratarse de una herramienta que utilizo continuamente. Pero si la versión de pago no me interesa, y la versión gratuita es demasiado limitada… volveremos de nuevo a la carretera, buscando un nuevo hogar.

Zas

20130522

Son solo 30 segundos. Y de verdad que cuanto más lo veo, más me río:

Actualizando de nuevo el tortuguero de Funky

20130520

Quizá algunos recordéis que hace un tiempo amplié el tortuguero de Funky, al habérseme quedado pequeño. Aunque estaba satisfecho con el resultado, lo que inicialmente calculé que sería una pequeña molestia se convirtió en algo más. Dado que el tortuguero era una estructura que se metía dentro del acuario original, se creaba una doble pared de vidrio lo que, además de restar espacio a Funky y ser más difícil de limpiar por tener que desmontarlo, hacía que se juntase un montón de basura entre la doble pared (restos de comida, excrementos de Funky…) que no llegaban al filtro.

Hace unos meses me mudé y con la mudanza apareció un nuevo problema: algas en suspensión. Son demasiado pequeñas para que el filtro pueda deshacerse de ellas, y los productos antialgas, aparte de ser química que podría ser perjudicial para Funky, no son muy efectivos. Y el problema era cada vez peor: últimamente desde que cambiaba el agua hasta que estaba completamente verde pasaban menos de dos semanas. Y el agua tenía tal densidad de algas que no podía ver a Funky si no se acercaba al cristal.

Por tanto, tenía dos problemas que requerían de sendas soluciones. Para el primer problema la solución era obvia: construir un nuevo añadido para el acuario, que sustituyese al que había construído en la anterior ocasión, pero corrigiendo los errores. Para el segundo problema, después de mucho investigar, decidí que la mejor opción era hacerme con un UV-C, un aparato que aplica radiación ultravioleta al agua para matar las algas.

La ampliación del acuario

El principal problema de la ampliación original era el doble cristal, por lo que en este caso debía construír un módulo que se sujetase sobre los bordes superiores del acuario. Después de darle algunas vueltas y calcular las medidas, compré los materiales: vidrio de 5 mm de grosor cortado a medida y silicona Olivé V-01, especial para acuarios. Y a montar:

Una vez tenía la estructura, preparé la plataforma y la rampa:

Y listo:

¿recordáis lo que comentaba al principio del post de las algas y el agua verde, ¿verdad? Pues el agua que veis en la imagen está así tras hacer un cambio parcial del 40%. Pero luego nos ocuparemos de eso.

En cualquier caso, con este nuevo módulo se elimina el doble cristal, con lo que se gana en limpieza y en espacio. También la plataforma es algo más grande, al cubrir todo el ancho del acuario. Y además aproveché para hacer la rampa más corta, ya que la anterior era mucho más larga de lo necesario y estorbaba a Funky.

El UV-C

Estaba claro que necesitaba algo para las algas, así que adquirí el JBL Aquacrystal UV-C de 5W en Zooplus, después de ver los comentarios de otros compradores, que hacían que el producto pareciese casi mágico.

Se trata de un elemento que se coloca tras la salida de agua del filtro, y antes de que ésta vuelva al acuario, aplicándole la radiación (sin que salga del compartimento, ya que es perjudicial para los ojos y la piel). Así, el filtro se ocupa de retener la suciedad, y el UV-C se carga las algas. Y estoy realmente satisfecho con su funcionamiento. Juzgad vosotros mismos en base a la evolución del agua desde su instalación.

Partimos de esto, para no ponérselo fácil:

6 días después ya estaba así:

Y con 4 días más el agua estaba completamente transparente:

En todo ese tiempo no cambié parcialmente el agua ni nada, para poder comprobar realmente los efectos del UV-C. Y vaya si es efectivo, ¿no?

Y así sigue:

No llevo mucho tiempo con él para juzgar el efecto a medio-largo plazo, pero si ha conseguido convertir el agua verde en agua transparente, debería poder mantenerla transparente sin mayor probema.

Blog actualizado

20130514

Por fin he actualizado la versión de WordPress sobre la que corre el blog, demasiado tiempo después de la última vez. Tras unos cuantos ajustes parece que todo funciona, pero si detectáis cualquier cosa rara avisadme, por favor 🙂