Archivo friki de Enero de 2016

Mi montaña rusa particular con el BQ Aquaris M4.5

2016013

AquarisM4.5Desde hace unos meses mi móvil es un BQ Aquaris M4.5, que compré después de que mi Nexus 5 empezase a dar problemas con la cámara. Y solo puedo definir mi experiencia con él como una montaña rusa, ya que no he hecho más que pasar una y otra vez de estar contento con él a estar cabreado y más adelante de nuevo a estar contento, para frustrarme de nuevo poco después. Esto es lo que ha pasado:

  1. Contento: Tras mucho pensar, buscar y leer reviews me compro un BQ Aquaris M4.5. Yo quería un móvil pequeño, preferiblemente por debajo de las 5 pulgadas de pantalla, con Dual SIM y MicroSD. Quería una versión de Android actual, claro, y además una cierta garantía de que iba a recibir al menos la actualización a Android M. Idealmente me gustaría un Nexus po su política de actualizaciones, pero los actuales tamaños de pantalla lo hacen inviable para mí, así que tuve que conformarme con buscar algo que no me dejase tirado con la versión con la que comprase el teléfono. Además, quería 2 GB de RAM como mínimo, que fuese 4G y que tuviese una batería decente (el Nexus 5 era muy frustrante en ese aspecto). Y encontré este móvil, que además de todo lo anterior tenía cosas muy, muy interesantes, como un administrador de permisos o una herramienta para gestionar qué aplicaciones arrancan con el sistema operativo. Además, todo el mundo habla maravillas del soporte de BQ, y mi experiencia hace años con una tablet que les tuve que enviar no pudo ser mejor. Escojo la versión más alta de las 3 que existen para el M4.5, la que tiene 16 GB de espacio y 2 GB de RAM.
  2. Cabreado: Hay varios bugs importantes que requieren solución urgente (entre ellos Stagefright, que está sin parchear a pesar de que la mayor parte de fabricantes importantes habían enviado ya un parche para sus dispositivos recientes). Además, el rendimiento de la pantalla táctil no es gran cosa (es muy difícil escribir rápido), y frecuentemente el móvil se queda bloqueado, como si no fuese capaz de gestionar apropiadamente el cierre de las aplicaciones en segundo plano y se quedase sin memoria. Las maravillas que había leído sobre el servicio técnico de BQ no se aplican al trato con los clientes en su foro: he visto un montón de veces a la gente abrir un hilo haciendo dos preguntas, y al técnico de BQ responder solamente a la más fácil de las dos, ignorando la otra. El hecho de que yo trabaje en el campo de la atención al cliente me hace ser especialmente crítico, eso es cierto, pero creo que nadie puede poner en duda que las cosas no se hacen así.
  3. Contento: Llega una actualización que parchea Stagefright y promete mejoras en el rendimiento.
  4. Cabreado: Las mejoras en el rendimiento no las veo. La pantalla táctil sigue igual (o si hay una mejora es inapreciable) y se cargan dos de los motivos por lo que escogí ese móvil: el administrador de permisos y la herramienta para escoger qué aplicaciones se ejecutan al arranque. Al preguntarles por el motivo de que los hayan quitado sin ni siquiera ponerlo en la lista de cambios, responden que no han conseguido hacerlos funcionar apropiadamente (de verdad, esa fue su respuesta… a pesar de que no vi a nadie reportar problemas con esas herramientas, y la actualización no implicaba un salto de versión de Android). Así que sin administrador de permisos hasta el lanzamiento de Android M (en ese momento ni siquiera se había lanzado para los Nexus).
  5. Contento: BQ anuncia el A4.5, un móvil que es exactamente igual al M4.5 a nivel de hardware (excepto porque no tiene botones capacitivos, sino que lleva la navbar como los Nexus) y que forma parte del programa Andoid One, en el que los equipos reciben constantes actualizaciones supervisadas por Google, y garantizadas durante al menos 2 años. Casi un Nexus pequeño, para ser claros. Y enseguida pienso que quizá el M4.5 reciba las mismas actualizaciones, o que se pueda cambiar la ROM por la del A4.5
  6. Cabreado: BQ deja de vender el M4.5 en España y por otro lado un MVP de BQ confirma que no se puede instalar el firmware del A4.5 en el M4.5. Empiezo a temerme no tener actualizaciones nunca más.
  7. Contento: BQ lanza una nueva actualización que mejora el funcionamiento de la pantalla táctil, entre otros problemas. Pienso que quizá también se arreglen los problemas de cuelgues del terminal.
  8. Cabreado: Los problemas de cuelgues siguen ahí. Además, cada vez tengo más claro que 16 GB de memoria interna no son suficientes: Continuamente tengo que borrar aplicaciones porque me quedo sin espacio, a pesar de guardar la música y las fotos en la MicroSD.
  9. Contento: Veo en otro foro que los usuarios están instalando los firmwares del A4.5 en el M4.5 sin problemas, y alguno incluso confirma haber recibido la OTA de la actualizacion a Android M, no disponible para otros BQs. Lo único que no funciona, según dicen, son los botones capacitivos (lógico, ya que el A4.5 no los tiene). Además, con Android M se puede utilzar la MicroSD como memoria interna, con lo que mi MicroSD de 64 GB debería ser la solución a mis problemas de espacio. Y como decía antes, Android M trae de serie un administrador de permisos para las aplicaciones.
  10. Cabreado: Tras hacer backup (y mis backups son muy detallados y por tanto me llevan mucho tiempo) e instalar en mi M4.5 el firmware de Android M del A4.5 descubro un bug muy importante: falta el paquete de servicios Exchange, con lo que no se pueden añadir cuentas Exchange al dispositivo (salvo a través de aplicaciones de terceros, pero las pocas veces que he probado he comprobado que mi empresa tiene bloqueado el acceso desde esas aplicaciones, lo que me parece razonable). BQ confirma que está reportado para solucionarse en la siguiente actualización para la que, por supuesto, no pueden indicar ni fecha aproximada (si algo he aprendido en estos meses es que esto es marca de la casa). Hay algún apk por ahí que supuestamente soluciona el problema, pero no he encontrado ninguno de fuentes confiables que lo hiciese de verdad. Por tanto, vuelta al firmware del M4.5 y a restaurar el backup. Total: un montón de horas perdidas para terminar igual que empecé. Menos mal que las actualizaciones del A4.5 son supervisadas directamente por Google y blah blah blah, que si llegan a no supervisarlas…

Y ojo, que no todo es malo. La pantalla se ve fantásticamente bien a pesar de no ser FullHD (la verdad es que es un apartado del Nexus 5 que no echo nada de menos), la batería dura entre el doble y el triple de lo que duraba la del Nexus 5, la función Dual SIM es una pasada para los que tenemos que llevar encima el móvil personal y el del trabajo… y tampoco puedo decir que haya otro móvil en el mercado que suponga una alternativa clara que cumpla todos los requisitos que busco en un móvil. Supongo que en no mucho tiempo los usuarios del Aquaris M4.5 recibiremos la OTA de Android M. Y me pondré contento. Pero probablemente a continuación descubiriré un bug gordo, y me cabrearé. Y luego si hay suerte lanzarán otra actualización que lo solucione, y me pondré contento. Y luego descubriré que se han cargado otra cosa importante. Y me cabrearé. Y estamparé el teléfono contra el suelo (previo backup). Y me compraré otro móvil. Y me lamentaré de lo bien que parecía estar haciendo las cosas BQ, de lo poco que les faltó para que yo estuviese contento, y de que sin embargo siempre había algo empañando la experiencia.

Ojalá me equivoque.