Archivo friki de mayo de 2008

Mala suerte…

20080526

…es comprarte un Asus Eee a muchos kilómetros de tu casa, que la batería esté estropeada y que además en la tienda no queden más.

Caca.

Edito: Como se me iría una pasta en desplazamiento si lo cambio, decidí tramitar la garanía con Asus y que me cambien la batería. Me pasaron un mail con un enlace al formulario para solicitar la recogida de la batería y me contestan esto:

Estimado Cliente,
Su solicitud ha sido denegada.
Comentarios del ingeniero:
XXXXX
El producto no fue adquirido en españa si no en ASIA no tiene garantia en españa.
Muchas gracias. ASUS Ibérica.

Las XXXXX son un código, que como no sé si hace referencia al ‘ingeniero’ que me responde, me abstengo de poner. Y bueno… cuando hablo de que me he comprado el portátil a “muchos kilómetros” de mi casa, me refiero a que lo he comprado en Vigo, pero coño, no en Asia. Mañana los llamaré para preguntarles por qué mi Asus asiático tiene la ‘ñ’ en el teclado y la documentación en español…

Edito 2: Ahora me piden una factura en la que conste el número de serie del portátil, para demostrar que ha sido comprado en España. ¡Pero es que yo no tengo que demostrarles nada! El caso es que, como tengo más ganas de tener la batería que de discutir (y mira que en estos casos me encanta montar pollos) he hablado con los de MediaMarkt y me han dicho que necesitan el ticket y la caja del equipo para hacerla factura. Así que he escaneado ambas, y ya me han confirmado que me envían la factura con número de serie por correo postal. Continuará.

Edito 3 (Final): Al final hoy me ha surgido acercarme a Asturies, así que he aprovechado para devolver el Eee en el MediaMarkt de allí. Asus me ha tratado asquerosamente, así que no iba a desaprovechar esa oportunidad. Además, supuestamente dentro de un mes y al mismo precio del Asus Eee sale el Acer Aspire One. He tenido la oportunidad de ver y toquetear uno de exposición hoy en MediaMarkt y es una pasada de cacharro.

La pantalla LED

20080520

De todos es sabido que internet nos ofrece un sinfín de posibilidades realmente prácticas. Desde comunicarte con la gente a la que tratas hasta comprar más barato, o con más variedad para elegir, pasando por encontrar trabajo o saber lo que pasa en el mundo. Incluso hay algunos degenerados que, desoyendo a Ramoncín, lo utilizan para descargar música y películas.

Pero internet también es al mismo tiempo el paraíso de las chorradas y las pérdidas de tiempo. En lugar de utilizar internet para enriquecerse culturalmente en la wikipedia, se puede usar para, a través de una web, enviar un mensaje para que aparezca en una pantalla LED ubicada en Bristol, mientras lo vemos por una webcam que apunta a dicha pantalla. Podéis verlo en este enlace.

Y sí, por supuesto que yo lo he hecho. Faltaría plus.


Visto en Servicio Tecnico Digame.

La historia de la rana

20080517

Primero, una explicación para que no penséis que me he vuelto loco (más todavía, quiero decir). La historia que vais a leer fue inventada y contada simultáneamente, hace unos días, tirado un un sofá y con bastante sueño encima. Una vez terminada, y como las neuronas andan caras (y escasas) y uno no puede desaprovechar el fruto de su mente, la escribí en un borrador y ahora he decidido recuperarla. Pues eso.

Érase una vez que un niño de Wisconsin capturó una rana y la tuvo un par de días en su casa. Pero un día la rana salió al jardín e intentó cruzar la carretera. Y justo cuando dio el primer salto, se encontró con que había aterrizado en un camión que transportaba mercancía y pasaba por allí. La rana decidió esperar a que el camión se parara para bajarse, pero el camión no paró hasta llegar a Philadelphia, así que la rana se bajó allí.

Rana: Bueno, lo primero es probar el queso de aquí, que no se puede venir a Philadelphia y no probar el mítico queso Philadelphia…

Así que la rana se puso a comer queso Philadelphia por un tubo. Y es que la cuchara le resultaba incómoda, así que le pareció mejor utilzar un tubo que encontró tirado en la calle. Una vez que se jartó de tomar queso por el tubo, decidió dar un paseo, y se encontró a una pelota.

Rana: Vaaaya… cuántos colores tienes… ¿eres un arlequín?
Pelota: No, soy una pelota.
Rana: ¡Pero si las pelotas no hablan!
Pelota: Bueno, y tú eres una rana de Wisconsin que habla y come queso por un tubo y no te digo nada, no te jode.
Rana: Bueno, se acepta. ¿Vamos al Mercadona?

Y se fueron al Mercadona a comprar Salsa Bizia. Pero claro, solamente la venden en Eroski, así que se compraron refresco de fresa con burbujas, napolitanas de jamón y queso y una tarta helada. Y salieron de allí cargando con las bolsas.

Pelota: Espera, ¿cómo puede ser que estemos llevando estas bolsas si son más grandes que nosotros? Es más… ¿cómo se supone que hemos llegado a la caja, y cómo se supone que a la cajera se le ocurre cobrarle a una rana y a una pelota? ¿Y con qué dinero hemos pagado todo?
Rana: Haces demasiadas preguntas, Pelota… es una historia de ficción.

Y se fueron a su ático (Sí, tienen un ático. En el centro). Y como no tenían nada que hacer, decidieron montar una empresa por internet de venta de Viagra. Se dedicaban a hacer publicidad en blogs y a enviar spam, y con ello se iban sacando unas perras. Y un día, recibieron un e-mail peculiar. Resulta que un niño de Wisconsin había llegado a su web de venta de Viagra a través de uno de tantos links, había mirado los detalles de la empresa, y había reconocido en la foto de uno de los socios a aquella rana que había tenido durante dos días y que después había desparecido. El e-mail decía esto:

“Hola, rana. Soy el niño de Wisconsin, ¿Me recuerdas? Me gustaría que te pusieses en contacto conmigo. Por favor, escríbeme”

El mail lo vio la Pelota, y rápidamente lo borró para que la rana no lo viese. Pero la rana, que era muy astuta, había configurado una redirección de cada mail recibido a una cuenta que solamente ella conocía, por lo que vio el mail en cuestión. Y esa noche, cuando la rana y la pelota estaban durmiendo en sus camas (Inciso: la cama de la pelota era como un comedero de perro, como una especie de Gublin gigante. La de la rana era una cama normal, pero tamaño rana), la rana se despertó, cogió una sierra eléctrica, la arrancó y se acercó hasta la pelota, que dormía plácidamente. Iba a matarla, cuando de pronto la pelota se incorporó.

Pelota: ¡Pero vaya puta mierda! ¡Primero somos una rana y una pelota que hablan! ¡Después lo de Mercadona! ¡Después vendemos Viagra por internet! ¡Y ahora vienes con una sierra que tiene 40 veces tu tamaño, te acercas con ella encendida se supone que yo no me despierto! ¡Que son 400 decibelios!
Rana: 350 decibelios.
Pelota: Que no, que son 400.
Rana: Vamos a mirar en internet.

Buscaron “sierra eléctrica decibelios“, y su búsqueda les llevó al MySpace del grupo “Sierra Mortal”, un grupo de metal post-progresivo con guitarra eléctrica, bajo y batería que presumían de muchos decibelios. Y como era un MySpace, aunque la rana y la pelota intentaban parar el reproductor de audio éste no respondía, así que tuvieron que escuchar la música de “Sierra Mortal”.

Rana: Pues no está tan mal el grupo, podríamos ir a un concierto.
Pelota: ¿Pero tú no querías matarme?
Rana: Sí, pero ahora quiero ir al concierto.
Pelota: ¿Pero no será peligroso? Pueden pisarnos…
Rana: Confía en mí, conozco al que escribe la historia.

Y allá se fueron. El concierto estaba lleno de punkis, jebis y hardcoretas, y la rana y la pelota pasaron todo el concierto saltando y botando como los que más (Nota: La rana saltaba en vertical, no es que estuviese saltando en círculos como si fuese gilipollas), tanto que al grupo le llamó la atención y los invitaron a los camerinos. Una vez allí, el grupo les presentó a Alberto, un hámster brasileño.

Hámster: Oye chico, que buena onda.
Rana: ¿Pero tú no eras brasileño? Tu acento es cubano…
Hámster: Es que viví muchos años en Cuba.

Y así conversaban, ajenos a que una de las placas que formaban el techo se desprendía en ese momento, con la mala suerto de que tenía un clavo muy afilado sobresaliendo hacia abajo y cayó encima de la pelota, estallándola.

Rana: Pues mira, me han ahorrado el trabajo.
Hámster: ¿Y qué hacemos ahora?
Rana: ¿Hacemos? Anda y lárgate por ahí. ¡Vamos! ¡Venga! ¡Vamos!

La rana volvió al ático y contestó al mail del chico:

“¿Cuánta Viagra quieres?”

“No, no quiero viagra, quiero proponerte un negocio?

“¿Un negocio?”

“Sí”

“¿De qué se trata?”

“Se trata de hacer un buscador de internet. En un principio iría sin publicidad, y viviríamos de las ventas de Viagra de tu empresa, pero con el tiempo el proyecto será rentable”

“Oye, mejor agrégame al messenger, que me tienes el Outlook plagado de correos”

[Messenger]
Rana: Así mucho mejor.
Niño: Pues eso, un buscador. Y he pensado en llamarle Google.
Rana: ¿Google?
Niño: Sí, por el Googol.
Rana: Pues la idea me parece una mierda, pero me apunto, para desgravar.

Dado que los padres del niño no le permitían irse a vivir a Philadelphia (recordemos que es un niño en edad de cazar ranas), la rana se trasladó a Wisconsin. Y así nació el buscador que hoy todos conocemos. Y por eso, en la página principal de Google hay un botón que dice “Voy a tener suerte”. Por la suerte que tuvieron la rana y el niño al montar la empresa.

Copenhague

20080513

La semana pasada he estado en Copenhague. Como páginas y guías de viajes las hay a montones, no voy a contar todo lo que he visto por allí, sino que me voy a limitar a una serie de puntos.

Lo primero, ya que es una de las cosas más míticas de allí, es que he visto la famosa Sirenita y es una mierda puesta en un sitio de mierda. Eso sí, como no son tan cerdos como en España, por lo menos no está cubierta de mierda. That’s all.

En cuanto a la comida, quizá algo mejor que cuando estuve en Finlandia, pero por supuesto nada comparable a la comida de aquí. No están obsesionados con echarle semillas a todo, como los finlandeses, pero sí he observado cierta tendencia a echar siropes de colores a todos los platos. Y cuando digo todos me refiero a que, aparte de los postres, se lo echan al pescado, ensaladas (que por supueto no he probado), etc. Cosas veredes. En cuanto al pan, riquísimo, como el de Finlandia. Con pseudosemillas, claro. Uno de los días he cenado en un restaurante australiano que era una pasada, pero por motivos obvios no cuenta para el nivel de la comida nórdica.

Algunas chorradillas destacables:

– Un cine de colores (aquí más de cerca):

Cine

– Un Don Juan oriental:

Cine

– Un elefante nazi (ya nos explicaron que el símbolo lo tienen por allí de antes de los nazis):

Cine

– Algún que otro ‘fiasco’:

Cine

Ah, y mi baño era… ¡ska!

Búsquedas frikis de Marzo y Abril

2008055

Para los de siempre, you know, lo de siempre. Para los nuevos, os diré que cada dos meses selecciono las búsquedas más curiosas hechas en Google (asumámoslo, apenas se utilizan el resto de buscadores) que han traído gente hasta este humilde blog. Vamos a ello:

  • gifs pervertidos (Y porque no sabes lo que hacen los JPGs cuando creen que nadie los ve…)
  • gif animado de cris (Cris ya es un gif animado en sí misma)
  • los chistes de los funki punkis (¿Saben aquel que diu que va un funki punki…?)
  • coños sin rajas (Alguien debería explicarle que vienen así de serie)
  • cuantos sabores tiene la lengua y por que (Eso, a ver, ¿por qué? ¡Cojones ya!)
  • conos tico de tiempo (xDDD)
  • videos y donde estan los q fuman frikis (¡Dios mío! ¿Pero de verdad hay gente que fuma frikis?)
  • programa para vagos bloq despl (Mmm… ¿y exactamente qué hace el programa con esa tecla, para que esté orientado a vagos?)
  • ES VERDAD QUE LA MUSICA DE SHAKIRA TIENE MENSAJES OCULTOS (Como algunos recordaréis, hace un tiempo puse un post con un vídeo al revés en el que dice claramente ‘Aritos y Po’. Escalofriante.)
  • si subes un video a youtube y lo ve mucha gente te pagan (Sí, y Hotmail se cierra… ¿no lo sabías?)

Y el SuperWTF es coleccion de Botellas de licor en caricaturas.

¡Yatá!

It’s my life

2008051

¡Tío, es que…! Joder, ¡tú vives para el frikismo!

Cristiniña definiéndome, hace ya un tiempo.