Archivo friki de la categoria Música

Vete a la mierda un rato

20170422

Debe hacer ya como 12 años de esta conversación, en la que un tío me estaba hablando de su grupo de metal extremo:

C: Pues nuestro grupo [blah blah blah…]
Yo: Es que, la verdad, no son estilos que siga mucho, a mí el black y el death pues…
C: Es que no hacemos black.
Yo: …
C: Ni death.
Yo: Ahá…
C: Hacemos black-death.

Aún me parto al recordarlo.

Huecco continúa su “evolución”

20140830

Cuando descubrí a Huecco en 2006, me pareció una pasada. Por supuesto, me dio pena como al que más que Sugarless desapareciese, pero la gente tiene derecho a emprender nuevos proyectos y cambiar de estilo, faltaría más. Poco después salió el disco y me gustó mucho: fusión de estilos sin preocuparse por el qué dirán. Unos meses después pude verlo en directo y escribí aquí sobre ello. El resumen es que, si bien había sacado un discazo, su actitud en directo era diferente de la que antes llevaba. Ya iba un poco de estrellita con Sugarless, pero con Huecco estaba desbocado.

Después de aquello no tenía puestas grandes esperanzas en los siguientes discos que pudiese sacar este hombre, aunque por supuesto estaba decidido a darles una oportunidad. Y oye, los otros dos discos que sacó eran (y son) cojonudos. Así que, dado que han pasado ya 3 años desde el último disco de Huecco, me puse a buscar si había novedades de este hombre… y vaya si las hay:

No solo el aspecto de Huecco es el mismo que el de los maniquíes de las tiendas de moda: es que la música suena igual que casi todo lo que se escucha hoy en día en la radio. Apenas hay melodía, mucho chunda-chunda de fondo con sus parones y arranques para que retumben los pubs, los efectos de las voces que usan todos los cantantes chungos… y poco más. ¿Qué queda de la fusión latina que caracterizaba a Huecco? Los tambores que usa a mitad del vídeo, algo de su forma de cantar, y ya. A ver qué pasa con el disco cuando salga, pero… miedo.

Killing my software

20140811

Este fin de semana estuve en el Festival Brincadeira que, aunque sigue con su tradicional eclecticismo (que hace unos años me permitió ver a Locomía inmediatamente a continuación de Europe en el mismo escenario), está evolucionando hacia un ambiente similar al del Reperkusión buscando el ambiente festivo y el baile como principal objetivo.

El caso es que, entre otros muchos, pude ver a Gloria Gaynor, que ofrece un show muy decente incluyendo muchas versiones para alegrar al personal, y entre ellas una de la mítica y ultraversionada Killing me softly. Y durante esta canción salió a relucir una frikada que creía olvidada, pero que solo estaba esperando su oportunidad para invadir mi cerebro sin autorización:

Esta versión llegó a mí hace muchos años (unos 15, calculo yo) y no pasó de ser algo que tenía cierta gracia, pero nada más. Y de pronto, un montón de años después, en medio del concierto, mi mente no podía cantar la canción original, sino solamente la versión frikosa. Tras un minuto o minuto y medio peleándo conmigo mismo, finalmente me rendí a mi lado retrogeek y canté, en medio de toda esa gente ajena a la cuestión, lo dura que era la vida con Windows 95.
Lo cuál tiene coña, porque yo pasé de Windows 3.11 a Windows 98.

Mi mediacenter: Raspberry Pi + openELEC (linux + xbmc) + Yatse

20130920

Llevaba tiempo dándole vueltas a la idea de montar un mediacenter. Hace como un par de años que tengo un proyector en el que ver las películas, y hasta ahora conectaba el netbook al proyector y a los altavoces en el momento de ver la película. Un mini teclado + trackpad bluetooth me permitía manejar el netbook desde el sofá. Y no estba mal, pero yo buscaba algo más consistente, más optimizado.

Por supuesto ya había oído hablar de las famosas Raspberry Pi, pero no me había informado mucho. Hace unas semanas di el paso de comprar una (modelo B) junto con este adaptador WiFi USB y, tras probar Raspbmc y Xbian le di una oportunidad a openELEC, que fue el elegido. De todos modos, cualquiera de ellos es una combinación de linux + XBMC, así que las diferencias no son muy grandes.

Raspberry Pi

La verdad es que XBMC ha evolucionado muchísimo desde que yo lo utilizaba en la primera Xbox. Ahora existe un complejo ecosistema de plugins y complementos para casi cualquier cosa: desde complementos para identificar automáticamente la mayor parte de las películas que uno tiene (existen varios, y en mi caso he elegido FilmAffinity, ya que es mi web de cabecera para consultar datos de películas) y descargar sus carátulas y datos, hasta plugins de radio online (me he instalado el omnipresente Shoutcast tras comprobar que existía) pasando por skins, complementos de descarga de letras de canciones… y todos esos complementos se descargan cómodamente desde la propia interfaz del mediacenter.

Para evitar tener que estar copiando archivos, compartí directamente en la red de casa las carpetas de música y películas, con lo que lo tengo disponible en la Raspberry Pi, siempre que el equipo principal esté encendido, claro. Solo faltaba un detalle: el mando. Para poder utilizar mi mini teclado + trackpad bluetooth que utilizaba hasta ahora necesitaba un receptor bluetooth en la Raspberry y, aunque el precio no es alto, me preocupaba la compatibilidad con el sistema operativo, además de la alimentación: la Raspberry Pi no tiene mucha energía para los USBs, por lo que muchos dispositivos tienen que ser conectados a través de un hub USB alimentado externamente para que funcionen, y yo quería evitar tener que instalar ese hub. Y entonces descubrí Yatse.

Yatse Yatse

Yatse es una aplicación para Android para controlar remotamente XBMC a través de WiFi (de hecho a través de red, no tendría por qué ser inalámbrica). No se trata de una conexión directa del teléfono/tablet hacia la Raspberry sino de que estén en la misma red. Cuando la encontré en Google Play y vi lo que era, me llevé una alegría. Cuando además comprobé que su nota es de 4,9 sobre 5, comprendí que además era una buena aplicación. Y sí, se ha convertido en mi mando a distancia supervitaminado. No solo pemite manejar la Raspberry Pi como se haría con un mando normal, con los controles en pantalla, sino que permite acceder a las colecciones e incluso a plugins desde la propia app. En mi caso la Raspberry Pi está conectada al proyector, por lo que no me interesa encenderlo cuando solo quiero poner audio. Entonces, simplemente enciendo la Raspberry Pi y los altavoces, abro Yatse y desde ahí puedo navegar por mi colección de música para poner a sonar lo que quiera, o acceder a Shoutcast para poner a sonar la emisora que escoja. Y permite hacer más, como utilizar el teclado del móvil cuando estemos en una pantalla de introducción de texto, compartir un vídeo de youtube desde el móvil para verlo en el proyector…
Existen otras aplicaciones para manejar XBMC a través de WiFi, y de hecho hay una app oficial de los desarrolladores de XBMC, pero funciona muy mal. Está en beta, de todas formas, así que es comprensible.

Por supuesto, hay cosas mejorables en mi sistema: No todas las películas son identificadas automáticamente, y hacerlo manualmente requiere cierto tiempo. Y los menús resultan a veces un poco caóticos, al menos las primeras veces. Pero vamos, que quien quiera algo más sencillo puede optar por Plex en lugar de XBMC, que es más sencillo, aunque menos potente y configurable. Pero funciona, que se lo configuré a una persona hace poco en su Raspberry Pi.

En resumen, estoy muy contento con el cacharro. Después de haber tenido varios reproductores multimedia de salón que dejaban de leer las películas cuando los fabricantes dejaban de lanzar actualizaciones, esta solución debería servirme a corto y medio plazo, y me añade además la funcionalidad de reproducción de música en el salón, que hasta ahora suplía enchufando un móvil/tablet/microcadena a los altavoces.

YouFest

2012099

En unos días tendrá lugar en Madrid uno de los eventos más frikis de los que he oído hablar: El YouFest. El concepto es sencillo: seleccionar a artistas musicales que han tenido una especial repercusión gracias a YouTube, y juntarlos todos en un festival.

Como es lógico, esto implica mezclar grupos muy diferentes entre sí, lo que para mí es bueno, pero seguro que hay a quien no le gusta mucho. Al fin y al cabo, estamos acostumbrados a que en los festivales se seleccione a los grupos por género musical, de forma que haya una especial homogeneidad entre el público. Aquí los asistentes han de ser de lo más variopinto, al menos a priori (después igual resulta que son todos frikis).

Por otro lado, el festival nos brinda una oportunidad única para poder ver a muchos artistas que probablemente nunca vendrán por España.

A continuación el vídeo promocional del festival:

Peronalmente estoy en medio de una mudanza, así que es un mes muy complicado como para irme a Madrid de festival. Tampoco es especialmente económico (75 Euros el abono), aunque es cierto que los hay más caros, y que son muchos grupos. Es sí, por lo que he visto no hay acampada, así que al abono hay que sumar alojamiento, aparte de desplazamientos, comidas… pero si no estuviese de mudanza probablemente iría. ¿Qué otras oportunidades hay de ver en España a Daler Mehndi? ¿Y a The Gag Quartet (puro frikismo musical)? Y no olvidemos que también va ¡Rick Astley!.

PD: ¿Si enlazas Never gonna give you up diciendo que lo es, se considera rickrolling?

Manifiesto “En defensa de los derechos fundamentales en Internet”

2009123

Porque esto es un puto cachondeo, joder.

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de Internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que:

1. Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.

2. La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.

3. La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.

4. La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.

5. Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.

6. Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.

7. Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.

8. Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.
9. Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.

10. En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.

Born in the USA

20090723

Ahora que el Boss viene a sacarnos los cuartos de gira por España, aprovecho para poner el vídeo de este temazo. Hay mucha gente que cree que ‘Born in the USA’ es un himno patriótico americano, así que éste va con subtítulos:

Y a pesar del espectáculo que es, 65 Euros por persona en un recinto con un aforo de más de 30000 personas (pretenden vender 35000 entradas para el concierto de Santiago) me parece una tomadura de pelo.

Xabarín Club

2009056

Este post va dirigido, sobre todo, a gallegos. Bueno, gallegos, gente del Bierzo, y a todo aquel que haya crecido viendo por las tardes la TVG. Y es que éste era el canal escogido por los niños gallegos para sus meriendas ante el televisor hace unos 15 años, y por mayoría aplastante. Independientemente de que fuesemos o no gallegohablantes, todos veíamos religiosamente el Xabarín Club, por muchos motivos:

– Ponían las series que más nos gustaban. Especialmente Dragon Ball (¡Oh, no, he puesto “Dragon Ball” en el blog! ¡Esto se va a llenar de HOYGANS, como le pasó a Stream!), por supuesto.

– Era un literalmente un club, del que todos éramos socios. Teníamos nuestro carné, con nuestra foto, que nos enviaban debidamente plastificado. Y como socios, podíamos participar en los concursos que regularmente se hacían, y ganar premios.

– El día de nuestro cumpleaños salíamos en la tele. Eran solamente unos segundos, en los que nuestra foto aparecía entre otras 7 fotos, pero era el momento que estábamos esperando desde que habíamos encendido el televisor. Y además, te enviaban una felicitación a casa.

En el siguiente vídeo se puede ver el opening, el momento felicitación de cumpleaños con las fotos, las incitaciones a unirse al club, cortinillas varias… en fin, un chute de nostalgia en toda regla.

Hoy en día, viéndolo en perspectiva, me doy cuenta de la gran labor que hacía el programa en materia de música. Y es que el Xabarín intercalaba las distintas series con gran cantidad de videoclips, casi todos de grupos gallegos, y mayoritariamente de estilos alternativos (folk, rock, bravú…). Y tratándose de grupos tan pequeños, no creo que el programa pusiese esos vídeos a modo de negocio, como nos tiene hoy tan acostumbrados la televisión en general.

Se trataba realmente de una labor de culturización, una base para la apertura musical desde edades realmente tempranas: “O sacristán de Basán”, de Rastreros, “Non todo é o que parece”, de Aerolíneas Federales, “¿Onde vas, rapaz?”, de Siniestro Total, “Estou na lavadora”, de O caimán do río Tea, “Qué jallo é”, de Heredeiros da Crus… Además, en todos los videoclips aparecía la letra en la parte inferior, en plan karaoke, con lo que las letras de muchas de estas canciones han quedado grabadas a fuego en la memoria de muchos de nosotros.

Y bueno, al final me ha salido un post más nostálgico de lo que esperaba, así que creo que la única forma de despedirlo es ésta.